El Carmelo Teresiano, expresión renovada del Carmelo, fue orientado por nuestra fundadora, santa Teresa de Jesús, para vivir el Evangelio como pequeñas comunidades fraternas, dedicadas en retiro y soledad, a la oración y contemplación, animadas y sostenidas por un fuerte sentido apostólico y misionero.

Teresa de Jesús, mujer excepcional, genial escritora, santa y Doctora de la Iglesia, recibió del Señor un don, un carisma, que ha enriquecido de modo singular la vida eclesial, proyectando una nueva y potente luz sobre el misterio de la relación entre Dios y el hombre.
Ella nos revela, a través de su propio itinerario espiritual, que somos morada de Dios vivo, que podemos relacionarnos con El en diálogo íntimo, profundo y amistoso, describiendo con riqueza de símbolos la belleza y dignidad del alma humana creada y dotada de capacidades infinitas para esta comunión con Dios.
El Origen del Carmelo Descalzo o Teresiano hay que buscarlo allí, en ese diálogo de Teresa de Jesús con el Dios-Hombre cuya presencia viva experimenta. Es Jesús que sufre en la historia, y a quien ella intenta de alguna manera ayudar. Los males de su tiempo se convierten para ella en desafío y le impulsan a profundizar en su ideal fundacional: no creará un recinto de tranquilidad para ella y sus monjas, sino un lugar de compromiso radical desde la misteriosa fuerza de la oración.

Por eso, la carmelita teresiana vive este misterio oracional como encuentro personal y amoroso con Jesús, “en quien reside la plenitud de la divinidad”; es Él quien da sentido a su estilo de vida y siembra en su corazón el amor universal y la necesidad de asociarse a la Redención de todos los hombres, comprometiendo su existencia en una vida de entrega, de fe, esperanza y amor.

Te invitamos a conocer los testimonios de algunas hermanas: ver enlace.

Documentos relacionados:

Vivir en obsequio de Jesucristo: el seguimiento de Jesús en el Carmelo contemplativo femenino.

Meditar día y noche la ley del Señor.

Grandes muros son los de la Pobreza.

Poner la propia voluntad en la de Dios.